BIENVENIDO AL BLOG DEL GCU - GAY CLUB URUGUAY

Envía tus fotos, videos, mensajes, relatos y todo lo que desees publicar a geceuy@gmail.com

* Los comentarios en las publicaciones están sujetos a moderación

NUEVO CHAT. Escribir Nick / e-mail y Mensaje en las Casillas Correspondientes. Gracias






viernes, 20 de febrero de 2015

MICHELLE SUAREZ: LA PRIMERA ABOGADA TRANS DE URUGUAY - InfoGay


Ella es una mujer que ha roto muchas barreras.
Los obstáculos no la detuvieron jamás.
Ella ha desafiado las leyes del país al crear 
situaciones nunca vistas en el derecho uruguayo.

Michelle Suárez nació en el departamento de Canelones, Uruguay, el 21 de febrero de 1983. Siempre supo que su vocación era ser abogada. Se describe como muy estudiosa, e intelectual. Llegó a ser la primera mujer transexual en graduarse como abogada en el Uruguay, y hasta hoy continúa siendo la única con ese logro. Además de trabajar independientemente, es integrante y asesora del área jurídica de la organización uruguaya Ovejas Negras. Desde marzo de 2014 integra el partido político Frente Amplio y es la primera trans en ser electa senadora suplente por el Partido Comunista de Uruguay.

Cerca de las 3 de la tarde del último 6 de febrero, Michelle se baja de un taxi en la puerta de la cafetería en la que quedamos de vernos, en la esquina de la calle principal de Montevideo, 18 de julio, y la calle Tristán Narvaja. Me saluda muy amablemente y entramos para encontrarnos con su socia del estudio en el que trabaja. Ellas conversan sobre temas de trabajo, y Michelle le entrega su cartera antes de ir a hablar con unas personas. Son amigas desde que estudiaron juntas en la Facultad de Derecho. Me cuenta que han quedado un poco preocupadas ya que les robaron hace poco.

El lugar es muy acogedor, un lindo ambiente. Los meseros conocen muy bien a los clientes, y sin duda a Michelle. Durante nuestra conversación más de uno de los empleados del café se acerca a saludarla muy afectuosamente o susurra “Michelle” a lo lejos.

-¿A quiénes admirabas cuando eras chica?
-¡Ay! Cuando era chica, pero chica ¿de qué edad?

-10, 15 años
-A mi madre–responde, decidida.

-¿Fuiste una adolescente tranquila o eras más rebelde?
-Era bastante intelectual, era como bastante… era una mezcla de ratón de biblioteca, al mismo tiempo tenía una amiga, que sigue siendo mi amiga de toda la vida, con la cual sí salíamos muchísimo, entonces éramos una mezcla extraña. Yo me acuerdo que había una compañera en el liceo que siempre decía que yo era una traga (estudiosa) concheta (creída)…. (se ríe). Era como una mezcla, una imagen bastante descriptiva, porque en el fondo unía dos cosas que no parecían mezclables, que sea como muy estudiosa, muy prolijita y al mismo tiempo tenía una vida social activa.

-¿Siempre te sentiste mujer?
-Sí, yo desde que tengo uso de razón me sentí una mujer, lo que sí cuando era chica me acuerdo que me daba cuenta que no era bien vista para el alrededor, no era bien vista para los maestros en el jardín de infantes. Sí me daba cuenta, o me empecé a dar cuenta fue cuando fui creciendo más. Mi madre era la única persona que hacía la vista gorda ante esas situaciones, y eso hizo que yo tuviera una infancia muy feliz. Porque era obvio que ella encontraba no sé, la ropa de muñeca que yo me compraba con mis ahorros, era obvio que encontraba montones de cosas.

-¿A ella nunca le importó?
-Mi madre lo que hacía era hacer como que nunca los veía, o sea hacer que no se daba cuenta donde yo los escondía. Eso es lo que hizo que mi infancia sí fuera muy feliz.

-¿Cómo fue tu proceso cuando decidiste hacer la transición?
-A ver, yo lo hice a los 15 años, fue la primera vez que manifesté públicamente que mi identidad era femenina, que me iba a llamar Michelle y punto. Y sí fue una eclosión, porque eso implico por un lado el sentir el apoyo de mi familia, principalmente el de mi madre y mi padre. Y por el otro lado también fue el perder de un día para el otro el aprecio y el respeto de todo mi entorno social, y la cuestión era que eso implico que de golpe y porrazo personas con las cuales yo me había relacionado desde mi niñez, que habíamos hecho la escuela juntos, el liceo juntos, que habíamos ido a inglés juntos, que si bien tal vez no éramos amigos, sí éramos compañeros y personas a quienes yo apreciaba profundamente, de golpe y porrazo aquel aprecio y aquel respeto que me manifestaban se transformó en desprecio de un día al otro. Yo me acosté siendo una persona y cuando desperté me encontré con un enorme rechazo, pero fue.

UN COSTO MUY ALTO

-A los 15 años sentiste que era el momento de hacer el cambio, ¿qué te paso en esa etapa?
–A los 15 me paso que no pude soportarlo más, era algo que yo hacía años que venía sintiendo y que trataba todo el tiempo de evitar por miedo, por miedo a qué iba a pasar, a qué reacciones iba a tener, a si me iban a rechazar, a si iba a poder soportar los costos que implicaban mi libertad, y yo lo maduraba y lo pensaba mucho y todo el tiempo y un día me pasó que en ese proceso de maduración estábamos en filosofía leyendo un texto de Gramsci que al final, en su último párrafo decía: “Atrévete a ser el protagonista de tu vida, y no un mero espectador de ella”. Y me di cuenta que lo que yo venía haciendo era eso, era una espectadora pasiva de mi vida, y no la protagonista. Me iba a terminar pasando como el Infierno de Dante, en “La Divina Comedia” de Dante, donde los indiferentes aquellos que nunca supieron apostar su vida por algo, no querían ni el infierno ni el paraíso, estaban en el vestíbulo, y bueno yo creo que estaba camino a ese lugar. Entonces tomé la decisión. Obviamente eso implicó pagar un costo muy alto, pero me alegro de haberlo hecho.

-¿No lo pensaste dos veces cuando la gente te comenzó a tratar diferente?
-No, en el momento en que podés respirar una bocanada de libertad no volvés nunca más atrás.

-¿Qué rama del Derecho ejerces?
-En realidad varias, nosotros trabajamos con cualquier estudio en prácticamente todas las áreas, en la única en la que de repente somos un poco más exquisitas es en lo penal. Y obviamente tenemos una especialización que nadie tiene en el país, que tiene que ver con todos los temas que tienen que ver con el género y la diversidad sexual.

-Leí que lograste cambiar tu título para que apareciera  tu nombre femenino, ¿Qué tuviste que hacer?
–Yo me recibí en la primera semana de diciembre del 2009, y en ese momento fue cuando sale la sentencia de cambio de identidad, que cambiaba toda mi documentación. Eso conllevaba que yo tenía una escolaridad masculina, por tanto iba a tener un título con nombre masculino, pero iba a tener una cédula y documentos de identificación femeninos. Entonces obviamente nunca había pasado una situación así, yo era la primera y por ahora soy la única, y al mismo tiempo que no había pasado, no había procedimientos al respecto. En vez de ir a través de bedelía lo que yo intente fue ir directo a decanato plantear la posición e hice un pedido por escrito el cual fue derivado a jurídica, y jurídica realizó un informe (jurídica de la universidad) a favor de las argumentaciones que yo realizaba y que según ellos sí se podía habilitar perfectamente mi pedido, y terminó pasando que el título me salió con la identidad que refleja mi identidad social y eso obviamente tuvo su eco tanto en el carné de abogada como en mi juramento ante la Suprema Corte de Justicia y demás.

-¿Cuándo comenzaste a formar parte del Colectivo Ovejas Negras?
-En enero del 2010.

-¿Por qué sentiste que tenías que formar parte del mismo?
-Fue un proceso muy personal que tiene que ver con que en noviembre de 2009 falleció mi madre. En ese momento se estaban dando muchos cambios, mi cambio de identidad, recibirme como abogada, obviamente cosas que esperé duramente muchos años y que no disfruté dada la conmoción que yo estaba viviendo por su muerte. Y siempre mi manera de manejar mis dolores era a través de lo académico y lo laboral, tratar de convertir un dolor muy grande en algo positivo, en algo productivo. El tema es que esa vez el dolor era tan hondo, tan desbordante, que los mecanismos que yo podía tener no me alcanzaban, y en dialogo constante con quien ahora es mi amiga y socia, se me recomendó que por qué no iba, por qué no probaba el conectarme con el Colectivo Ovejas Negras porque yo tenía los mismos ideales, siempre había coqueteado o había sido quien iba a charlas de cuestiones que tenían que ver con derechos humanos, pero nunca había pasado a militar, y entonces por qué no intentaba, por qué no hacerlo. Mandé un mail, me conecté y tuve una reunión. Me sentí muy a gusto, también creo que ellos conmigo, e inmediatamente comencé a trabajar. Prácticamente cuando ingresé encontré mi espacio de inmediato, que era un espacio que tal vez estaba muy descuidado que tenía que ver con lo jurídico dentro del colectivo. Se me dio la libertad absoluta para trabajar, y prácticamente lo primero que hice fue el anteproyecto del matrimonio igualitario. Entonces eso también fue lo que conllevó que yo pudiera ubicar mi dolor en algo productivo, tal vez por eso era un proyecto que lo sentí tan propio, aunque es una obra colectiva….  yo lo sentía como el hijo de mi dolor.

-¿Te parece que Uruguay ha tenido progresos en cuanto a la discriminación que sufren las personas de la comunidad LGBTIQ?
-Yo creo que Uruguay ha hecho progresos enormes desde lo cultural, desde lo institucional y desde lo legal. Principalmente uno lo nota en el cambio de sensibilidad. Yo tengo 31 años, cuando tenía 15, hace 16 años atrás era muy común que alguien dijera de repente “A los putos hay que matarlos a todos” públicamente, en un medio radial, en un medio masivo, y actualmente eso ya no sucede, las personas quizás lo piensan pero ya no se atreven a decirlo públicamente.

-¿Cómo podemos cambiar los prejuicios de la gente? Si es que eso es algo posible.
-Yo creo que los mecanismos siempre son los mismos, yo creo que por un lado tenemos que tratar de que muchos de nuestros prejuicios los tenemos cristalizados a través de normas legales y hay que tratar de generar espacios en los que las personas puedan apropiarse de derechos que les den situaciones de igualdad sustantiva y no meramente formal. Cuando esos cambios legales van acompañados de verdaderos debates sociales, o sea de disparadores que hacen que en la esfera interna y familiar nosotros debatamos el tema y lo comentemos con nuestros hijos, vecinos, amigos, compañeros de trabajo, ahí se dan verdaderos debates sociales y verdaderos cambios culturales. Y entonces eso nos lleva a que el único camino es el que se ha venido haciendo o sea caminar la calle, es el único.

-¿Piensas que la próxima generación va a ser un poco más abierta y no habrá tanta discriminación?
-Si tenemos mucha suerte, muchas de las cosas que estamos plantando ahora, van a florecer tal vez cuando ni siquiera estemos en esta tierra. Pero va a posibilitar que muchas generaciones vivan mucho más libres. Yo lo observo en personas que no son tan separadas de mi generación, yo veo gente actualmente que tiene 20 años o 21 años, nos separan apenas 10 años y se animan a hacer las cosas que cuando yo era adolescente no me animaba. Yo tal vez cuando era adolescente jamás me hubiera animado a ir de la mano con una pareja y hoy en día yo tengo la suerte de poder ver a dos chicos de la mano en una plaza, a dos chicas dándose un beso en la puerta de un edificio, a matrimonios festejando con sus amigos y parientes mientras les tiran arroz en la puerta del registro cuando contraen matrimonio, a personas que llevan a inscribir a sus hijos a la escuela y no tienen una mamá y un papá, sino que tienen dos mamás o dos papás. Gracias a Dios yo puedo presenciar y formar parte. Me dejaron ser parte de un proceso colectivo de cambio social vertiginoso e institucional y legal que se dio en menos de 10 años, donde aquellas cosas que en mi niñez parecían imposibles, hoy no solo son posibles sino que miles la viven y las naturalizan y nacen sabiendo que todo el mundo se casa y que no es raro que se casen. Entonces yo creo que sí, que cada generación (si seguimos en este proceso), va a ser más libre, eso sí siempre y cuando comprendamos que los derechos se construyen y se pelean todos los días.

LA VIDA HA SIDO MUY GENEROSA CONMIGO

-¿Supiste sobre la muerte de Leelah Alcorn, una chica transexual de Estados Unidos que se suicidó?
-Sí, o sea supe obviamente elementos de prensa al respecto. Una situación absolutamente lamentable. Hay muchos jóvenes que llegan a ese límite, pero la historia no causa tanta conmoción. 

-¿Qué pasó con Leelah?
-Yo creo que el elemento que tiene que ver es lo que la arribó a tomar una decisión de ese tipo, que una persona considere que la única escapatoria de libertad, la única posibilidad de libertad es la muerte porque la internan en una clínica para de alguna manera “normalizarla” y de alguna manera dejar de ser algo que es anormal, lo que nos hace detectar es que muchas veces que pertenecen a la diversidad sexual pasa una situación que no pasa con otros ejes de vulnerabilidad. O sea cuando un chico es discriminado porque es pobre, vuelve a su casa y tiene padres que le dicen, “no te preocupes vos estás bien”, cuando un chico es negro y vuelve a su casa tiene padres le dicen “no te preocupes por lo que te dicen, porque vos estás bien”, cuando un chico es discriminado por ser obeso, sus papas le dicen “no te preocupes, porque vos estas bien”, cuando un chico es gay y lo discriminan por eso, vuelve a su casa y le dicen “ellos tienen razón”.

-¿Qué le dirías a un joven que está pasando por lo que tú viviste?
-Que a veces parece que la oscuridad es tan profunda, que nunca vas a encontrar la luz y se encuentra. Yo cuando tenía 15 años la pregunta que me hacía es si iba a cumplir los 16 viva y la vida me sorprendió siendo mucho más generosa de lo que yo pensé, me permitió ejercer mi vocación, me permitió reconocer mi identidad, me permitió luchar por otros que les pasa lo mismo que a mí, y que incluso algunas personas han sido tan generosas que me devuelven afecto por hacer lo que todos deberíamos hacer: respetar a nuestros iguales. La vida fue mucho más generosa de lo que yo creía, si yo le contara a aquella adolescente de 15 años que pensaba que el mundo la odiaba, que al final del camino iba a poder desarrollarse plenamente, seguramente yo misma no lo creería. Yo a veces pienso: “¿yo realmente viví todas esas cosas? Sí las viví” y se puede salir de ahí sana. El tema es poder soportar lo suficiente, y perseverar lo suficiente, y si tenés mucha suerte está la posibilidad de que tus enemigos no estén en tu casa. Yo como siempre decía los enemigos estaban afuera. Mi casa seguía siendo mi refugio y yo tenía dos padres que me amaban.
En Estados Unidos ha habido muchos casos de mujeres transexuales de color que han sido víctimas, asesinadas, 

-¿Te parece que acá se da lo mismo, que un grupo determinado de la comunidad sufre mayor discriminación?
-No, lo que pasa es que las discriminaciones se van sumando, van actuando casi en forma espiral. Por ejemplo yo siempre decía que yo por ejemplo era un conglomerado de discriminaciones, porque yo podía ser discriminada por ser mujer, por ser trans, por ser joven, por ser obesa; entonces yo decía me falta ser negra y judía y completo la lista (bromea). Justamente eso es lo que sucede por ejemplo con las mujeres trans, son mujeres, son trans, generalmente cuando unen estas identidades públicamente son muy jóvenes, por las reacciones de su entorno y de su familia principalmente terminan excluidas del sistema sanitario, del sistema educativo, muchas veces si a eso le sumas que son del interior del país, y son pobres, y terminan para sobrevivir como única salida recorriendo al trabajo sexual, lo cual también trae otra esfera de discriminación, si a eso le sumas que de repente son afro descendientes vas sumando elementos y eso hace que muchas veces las situaciones de discriminación terminen en de marginación donde la persona sobrevive en la periferia de la sociedad.

LA POLÍTICA

(Foto: Presidencia)

-¿Qué sentiste cuando te eligieron senadora?
-Responsabilidad. Tal vez debe ser uno de mis grandes defectos, nunca sé festejar logros, solo siempre sé mirar lo que falta. Eso es un problema que trataré de corregir.

-¿Te parece que hay muchos actos de discriminación que pasan sin ser denunciados?
-Miles. Yo creo que el milagro es que la gente se anime a denunciar.

-¿Por qué te parece que no se animan?
-Tenemos mecanismos que podemos utilizar y que son deseablemente perfectibles pero sumamente insuficientes. Es hora de que hagamos un diagnostico honesto, y digamos bueno… tenemos muchas normas excelentes, que funcionan muy bien, pero tenemos otras que no funcionan bien, no son buenas y es necesario que reparemos errores.

-¿Qué opinión te merece que la Iglesia se mete en todo?
-Mira, como por suerte estos debates son de derecho positivo y estamos en un país laico. La fe y la religión están muy bien, pero para eso hay templos. En estos debates, ni corta ni pincha.

LA OTRA MICHELLE

Sus autores preferidos son Delmira Agustini, algunas cosas de Neruda, y Federico García Lorca. Más que la televisión le gusta el cine. Ha visto tres veces “La Vida es Bella” y estaba viendo la serie chilena “Los Archivos del Cardenal”.  “La Ladrona de Libros” y “Agosto” le gustaron. Ama el cine, ya sea con amigos, en la computadora, en el DVD o en el mismo cine.

Un periodista le preguntó, de frente, si había planeado adelgazar. Ella respondió que en un momento lo hizo, pero reconoce que lo suyo es “la belleza renacentista”. A su estilo, argumentó así:
-“El estereotipo es que una mujer trans merece ser llamada mujer si pasa por una especie de tribunal de estética. Mientras más se parezca al estereotipo hegemónico de mujer casi vedette, casi modelo, joven, eterna, bella, más parece ser que merece llamarse mujer. Es como que te lo ganás. A mí me parece absurdo y totalmente opresivo, pero no solo para las mujeres trans, para todas las mujeres. Lo que tendríamos que aprender todas las mujeres es que no existe esa suerte de originales y copias, esa suerte de imagen que hoy se revela como hegemónica y que por lo tanto todas nos tenemos que parecer y ser copia fiel para merecer ser mujeres. En realidad tienen que existir tantos perfiles de mujer como mujeres existan”.

-¿Cuándo decidiste que estabas preparada para escribir un libro?
-No sé si había un momento, siempre tenía ese afán, me daba la sensación que este proceso de cambios legales tenía que convertirse en algo que no quedara… o tratar por lo menos que no quede ese divorcio entre el ser y el deber ser. Entre lo que el derecho consagra y que no hayan personas que se empoderen de esos derechos para ejercerlos, esa especie imagen de que el derecho está muy lejos de nuestras vidas cotidianas y que no tiene nada que ver con nosotros. Entonces el tratar de transformar a un lenguaje vulgar y lo más accesible posible, una norma, o sea desnudarla de su ropaje jurídico para hacerlo lo más empírico que se pueda por un lado porque tengo los mismos defectos que cualquier abogado tiene, considerar natural lenguajes que son netamente técnicos y por el otro lado cómo hacer entender normas a las personas de una forma sencilla sin faltar a la verdad, sin alterar elementos que los puedan llevar a confundirse y cómo difundirlo, también cómo financiarlo. Fue un objetivo que durante mucho tiempo intenté… parecía que era un objetivo que se frustró y realmente la vida me dio la oportunidad de que un montón de elementos coadyuvaran para que en una cierta circunstancia totalmente imprevisible se diera la posibilidad de que ese sueño se hiciera realidad.

-¿De qué trata tu libro?
-El libro trata de toda la normativa que tiene que ver específicamente con diversidad sexual, explicada para un público que tiene dificultades por su orientación sexual o su identidad de género de forma tal que conozca sus derechos, sepa ejercerlos e incluso para dar una primera aproximación a operadores jurídicos que no saben sobre estas normas y que pueden encontrarse (porque son defensores de oficio, porque son abogados, porque son procuradores) con un público ávido de respuestas, que se van a encontrar con un profesional que no se las puede brindar.

-¿Qué trato te parece que los medios les dan a las personas transexuales?
-El que pueden. Hay graves problemas de lenguaje, hay graves problemas de cómo se trasmite la información a los medios, donde las propias instituciones públicas como, por ejemplo, el Ministerio del Interior clasifica los actos de violencia ejercido contra mujeres u hombres trans como simples agresiones a hombre solteros que están en la calle. Invisibilizan esas cifras. De hecho, una medida que podrían haber tomado es la medida que tomo el MIDES al incluir dentro de su sistema lo que es “HM HT MT” (hombre mujer, hombre trans, mujer trans), donde de esa manera nos permitirían tener por lo menos en esa esfera de actividad cifras oficiales. Violencia contra mujeres trans, elementos que tienen que ver con actos de discriminación o de odio, entonces eso a su vez se trasmite inadecuadamente y los medios muchas veces se excusan en esa información para de alguna manera decir “nosotros simplemente somos mensajeros, reproducimos lo que nos dan”. Y a su vez la falta de comprender que el lenguaje crea realidad, no solo la describe, porque todos los elementos están culturalizados. Si yo quiero definir tu identidad de género exclusivamente por tus genitales, descripción es que yo diga con una palabra a qué órgano me refiero, cuál es su funcionamiento, o cómo actúa. Que yo defina la integridad de tu cuerpo por ese elemento, es cultural. Cuando yo utilizo una palabra y te defino elementos con esa palabra yo también construyo realidades. Por lo que es muy difícil a veces darnos cuenta que con muchas palabras seguimos reproduciendo elementos de discriminación que los tenemos naturalizados. No es por gusto o maldad, sino porque a todos nos criaron en la misma sociedad y cuando éramos chicos nos decían que los varoncitos usaban celeste y que las nenas usaban rosado.


Entrevista realizada el 09-02-2015
Por Sofía Formoso  / Sin Etiquetas 


Envianos lo que desees publicar a: geceuy@gmail.com


TU OPINION ES LO UNICO QUE NOS ALIENTA A CONTINUAR...

Califica debajo de las publicaciones en Reacciones

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

QUE ES EL GCU?

El GCU - Gay Club Uruguay nació el 2 de marzo de 2001 en MSN Grupos.

Luego nos cambiaron a MSN Adult Groups, después a WorldGroups, hasta que nos enviaron aviso de la futura desaparición de esos Grupos y desde entonces hemos probado suerte en los Grupos de Yahoo, Google, Hi5 y algún otro sitio.

Con estos cambios de sitios, también nuetro nombre iba variando. Fuimos GCU, Gay Uruguay Latino, GeCeU, GeCeUnos y alguno mas...

Desde entonces y por ahora estamos aquí en Blogspot.

Luego de esta larga travesía, seguimos insistiendo a pedido de ustedes...

Uruguay País Gay Friendly

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Este no es un Blog "COMERCIAL" ni "PROFESIONAL", las imágenes (fotos, videos, etc.) que aparecen en este blog son de contenido sexual explícito por lo cual son aptas solo para mayores de edad.

Todas las fotos son de libre exposición tomadas de Internet o enviadas por los miembros; basta un comentario o correo electrónico para borrar el material indicado.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

MATRIMONIO IGUALITARIO EN URUGUAY

El 10 de abril de 2013, Uruguay se convertía en un país más justo, se aprobaba la histórica ley de matrimonio igualitario.

Así fue el festejo en las barras tras la aprobación del matrimonio igualitario en Uruguay


Abigaíl Pereira homenajea a las víctimas de Orlando con esta versión de "Aleluya" en español

EL 24 DE AGOSTO EN URUGUAY CELEBRAMOS LA NOCHE DE LA NOSTALGIA!!!

La Gran TINA TURNER - Simply The Best

Ricky Martin: Tu Recuerdo con Chambao (En vivo) - Recital en Puerto Rico