BIENVENIDO AL BLOG DEL GCU - GAY CLUB URUGUAY

Envía tus fotos, videos, mensajes, relatos y todo lo que desees publicar a geceuy@gmail.com

* Los comentarios en las publicaciones están sujetos a moderación

domingo, 29 de marzo de 2015

JUEGOS NOCTURNOS EN LA AZOTEA - Relato Erotico Gay


Tenía entonces unos 19 años. Eran altas horas de la madrugada cuando regresaba aquel día a casa. Había estado de fiesta con unos amigos y mi borrachera era considerable. Durante la fiesta había tratado de ligar con un chico guapísimo que había por ahí, pero al final mi intentó fue un auténtico desastre, así que me quedé con la frustración del fracaso y con un buen calentón.

Mientras esperaba el ascensor, ya en el portal de mi casa, se me ocurrió una de esas cosas que probablemente uno descartaría de inmediato en un estado normal de sobriedad, pero que estando como estaba en ese momento me pareció sumamente excitante. Vivo en un edificio bastante alto, que tiene en la parte superior una gran azotea con vistas espectaculares. Esa es una zona comunitaria, a la que todos los vecinos tienen acceso. En alguna ocasión, sobre todo en noches de mucho calor,  había ido hasta allí para disfrutar del aire que a esa altura corre, y casi siempre me ha tentado la idea de, en medio de la oscuridad, el silencio y la soledad que ahí reina, desnudarme completamente y hacerme una buena paja. Pero nunca me había atrevido… hasta esa noche.

Tras dudar unos segundos, la excitación que mi cuerpo había acumulado a lo largo de la noche se impuso a todo reparo que mi mente pudiera alegar y, ya en el ascensor, mi determinación fue total. Lo que siempre me había detenido había sido la posibilidad de que alguien me pillara, pero en ese momento eso me importaba bien poco. Así pues, después de entrar sigilosamente en mi casa, tratando de no despertar a mis padres, y agarrar la llave de la azotea, me dirigí hacia allí por las escaleras, casi corriendo.

Pensar que a esas horas de la noche alguien tuviera algún motivo para estar en la azotea se me antojaba absurdo, pero aún así, al percatarme de que la puerta estaba cerrada con llave me quedé más tranquilo. Soplaba un aire delicioso, en el cielo brillaban algunas estrellas y la oscuridad inundaba el amplio espacio. Me acerqué hasta la barandilla más próxima, observando durante unos segundos las imponentes vistas. Mi mano no tardó en bajar hasta mi entrepierna, donde mi polla, ya morcillona, empezaba a empujar el bóxer que la cubría. Comencé a sobar mi polla lentamente por encima del pantalón hasta estar completamente empalmado. En ese momento desabroché mi pantalón, que de inmediato cayó al suelo y me quité la camiseta que llevaba puesta.

Me sentía cada vez más excitado. Estando sólo en calzoncillos, me dirigí a una de las esquinas de la gran azotea, donde sopla más fuerte el fresco aire y hay mejores vistas, y me quité también el boxer. Tras ensalivar bien mi polla, comencé a masturbarme con ganas, mientras en mi mente, hombres bellísimos me follaban bien duro, y mientras mi otra mano acariciaba todo mi cuerpo. No tardó esta última en llegar hasta mi culo y empezar a acariciar mi ano con un dedo, que poco a poco fui introduciendo. Me sentía realmente bien, el placer llenaba mi cuerpo y notaba que en breve iba a llegar al clímax.

En ese momento, sin embargo, algo me sobresaltó. Del otro lado de la azotea, en la barandilla que había justo frente a la puerta, escuché un ruido raro. Inmediatamente dejé de moverme y me di la vuelta. Lo único que podía ver, en medio de la gran oscuridad del lugar, era la parte superior de una silueta, recortada contra la brillante oscuridad del cielo, tratando infructuosamente de encender un mechero. Me quedé paralizado. El miedo invadió mi cuerpo. Estaba completamente desnudo y mi ropa desparramada por el suelo. No había forma de disimular ni esconderme si me descubrían. Sólo podía imaginar la gran vergüenza que pasaría y cómo se lo explicaría a mis padres. En mi absoluta quietud pensé que tal vez no se daría cuenta de mi presencia. Pero al darse la vuelta para irse por la puerta, mi propia silueta quedó evidentemente a la vista del otro.

-Ah… ¡hola! buenas noches. Disculpa, no me había dado cuenta de que había alguien más aquí… –me dijo, notándose en su voz la sorpresa.

-Sí, yo tampoco… -fue lo único que logré decir. Mi mente sólo pensaba en que debía lograr mantener la distancia, puesto que así, era imposible que viera mi desnudez, y esperar a que se fuera.

-¿No tendrás por casualidad un mechero, no? Es que he venido a fumar y el mío no funciona. -el miedo me embargó de nuevo al entender que se estaba acercando hacia mí.

-No! –dije precipitadamente y muy nervioso, pensando la manera de evitar su avance.

-¿Quién eres, por cierto? Es que no se ve nada. Soy el del 3º B, ¿y tú? -y mientras decía todo esto, avanzó directamente hacia mí.

Parecía inevitable que me descubriera y no sabía qué responder. Cuando estaba apenas a unos metros de mí, sin embargo, vi como se paró en seco y se agachó. Por un momento me alegré, aunque no entendía qué sucedía.

- ¿Qué es esto? –dijo al levantarse, mientras sostenía en su mano mis calzoncillos. No se me ocurría qué decir, ni qué hacer, así que permanecí en silencio y completamente quieto.

Continuó avanzando hacia mí, ahora más lentamente, imagino que con su mirada fija en mí, tratando de averiguar qué sucedía. Yo no tardé en darme cuenta de quién era: uno de los vecinos del edificio, un tipo realmente guapo, de veintipocos, alto, rubio, con cuerpo muy atlético y muy simpático. Pero lógicamente, con la proximidad no fui el único que se dio cuenta de las cosas. Al contemplarme ahí parado, completamente desnudo, con la mano derecha sobre mi pene empalmado y la otra con un dedo en mi ano se quedó parado otra vez. Yo no tenía ni idea de cómo podría reaccionar.

-Menuda fiestecita tienes montada, criatura, jejeje… -dijo de repente, visiblemente divertido.

-Oye, mira, lo siento… no es lo que parece… no sé qué me ha pasado… ya me iba… no se lo digas a nadie, por favor… es que… -la vergüenza bloqueaba aún más mi mente. No era capaz de articular una frase coherente.

-Tranquilo, hombre, pajearse es un buen hobbie, jeje… Aunque tampoco está mal que de vez en cuando alguien te eche una manita… -dijo al tiempo que, para mi gran sorpresa, puso su mano fuerte y fría sobre mi abdomen, haciendo estremecer todo mi cuerpo -Se te ve muy bien… eres un chico realmente guapo. Me encantaría ayudarte un poquito… si tú quieres -y justo en ese momento, acercó su cara a la mía y me dio un magnífico beso. Noté su lengua llegar hasta el fondo de mi boca, mientras su mano agarraba con fuerza mi polla y empezaba a pajearme.

Después de darme un segundo beso, se arrodilló lentamente y se puso mi polla en la boca. Me la chupó muy suavemente, pasando su lengua por todas partes, hasta hacerme sentir que no aguantaría más. Él se dio cuenta, puesto que mis gemidos eran, en ese punto, incontrolables.

-No te corras todavía. Esto no ha hecho más que empezar –y dicho esto se levantó, puso sobre mi cabeza su fuerte mano y me empujó hacia abajo. Quedé de inmediato de rodillas sobre el frío suelo, con mi cara frente a su abultado paquete. Le desabroché el cinturón apresuradamente y le bajé de un tirón pantalón y calzoncillos, dejando al descubierto una polla realmente grande, de unos 22 cm, muy gruesa y ligeramente decantada hacia la derecha. No me pude contener e inmediatamente me la puse en la boca. Tras lubricársela un poco, volvió a poner su mano en mi cabeza y, con fuerza, comenzó a follarme la boca. Con cada embestida llegaba hasta mi garganta, de modo que al principio me producía arcadas, pero me encantó esa sensación de dominación que su brazo me imponía. Estuvo un buen rato así, estirando las comisuras de mis labios y llenando mi boca de su sabrosa carne.

-Ahora me gustaría follarme ese culito… -me dijo, y dio en ese momento la última embestida de su polla en mi boca.

-Sí, por favor, fóllame… -le dije, en cuanto mi boca quedó vacía -Quiero sentir esa polla en mi interior –y realmente mi mente no podía pensar en otra cosa.

Me hizo levantar del suelo, volvió a besarme con mucha dulzura y me dio la vuelta. Quedé de nuevo de cara al cielo y las calles de mi barrio. Noté sus dedos, bien lubricados de saliva, jugar con mi ano un ratito, mientras me daba un condón para que yo se lo pusiera. Volví a chupársela y lentamente comencé a ponérselo, mientras seguía comiendo su enorme polla. Él volvió a mi culo, primero con su lengua para humedecerlo, mientras seguía acariciándolo y jugando con sus dedos. Y enseguida comenzó a meter su polla, entrando y saliendo suavemente. Luego hizo inclinar mi espalda sobre la barandilla y la metió con mucho cuidado, primero el glande un par de veces para, a continuación, dar una fuerte embestida que me hizo sentir que me había partido en dos. Di un fuerte alarido, pero antes de que el dolor de esa primera enculada desapareciera del todo, volvió a cargar con fuerza, llegando con ésta al fondo de mi culo. El dolor era increíble, jamás me había dolido tanto. Estuve a punto de pedirle que parara, pero en ese momento comenzó a mover circularmente su polla en mi interior, rozando todo el fondo de mi ano, y eso me produjo un gran placer.

No tardó en dar inicio a la follada. Primero, muy lentamente, la sacaba a medias de mi culo y me la volvía a meter hasta el fondo, provocando una exquisita mezcla de dolor y placer. Luego pasó a sacármela prácticamente entera y a embestir con fuerza, mientras en mi cara soplaba el fresco aire de la noche.

-Me encantan los culitos estrechos como el tuyo… -me susurró al oído y besó luego mi espalda y mi cuello.

Poco a poco el ritmo se fue incrementando, al igual que el placer que sentía en el interior de mi cuerpo y mis gemidos se hacían más y más intensos. Mientras me follaba así, agarró con su mano mi polla para masturbarme suavemente.

De repente, tras un rato, paró y me sacó de golpe la polla, dejándome una sensación de vacío que jamás había experimentado antes y, agarrándome por los brazos, me tumbó en el suelo. El frio de las baldosas en mi espalda me hizo estremecer mientras él se ponía encima de mí y, tras besarme con pasión, recomenzó a follarme con fuerza desde una nueva posición. Puse mis piernas alrededor de su cadera para que me embistiera con más brío y aumentara mi gozo.

Tras un rato así no pude aguantarme más y eyaculé con fuerza, sin tan siquiera tocarme, cayendo la cálida leche sobre mi pecho. Al notar que me había corrido, dejó de follarme, me besó tiernamente y se levantó. Estando yo tirado en el suelo me agarró y me hizo poner de rodillas. De nuevo me encontraba frente a esa magnífica polla. Le saqué el condón y como al principio me la volví a poner en la boca, mi cabeza quedó entre su fuerte mano y su mástil, no pudiendo hacer otra cosa que tragar y tragar polla hasta el fondo. Noté como sus gemidos fueron intensificándose a medida que aumentaba el ritmo de las entradas y salidas hasta que, al final, su semen bien caliente inundó mi boca y cayó sobre mi pecho. Tras correrse, pude aún disfrutar un rato de su polla en mi boca mientras la dejaba bien limpia e iba quedando cada vez más flácida.

-Me ha encantado. Nunca me la habían comido tan bien –tras lo cual volvimos a besarnos muy tiernamente. Luego bajó su cara hasta mi pecho y lamió con su lengua los restos de semen que habían caído encima de mí.

Después de todo esto, me vestí mientras me miraba con dulzura y nos fuimos cada uno a nuestra casa.

-Espero que nos volvamos a ver –me dijo, sonriendo, al despedirnos.

-Y yo también lo espero. Hasta pronto –y así me despedí… por esa noche…“

Espero que les guste y lo comenten

Relato enviado por Javi.


Envianos lo que desees publicar a: geceuy@gmail.com


TU OPINION ES LO UNICO QUE NOS ALIENTA A CONTINUAR...

Califica debajo de las publicaciones en Reacciones

1 comentario:

  1. Coger en una terraza o un balcón es realmente fantástico!!!!!! Gracias por el relato y espero que lo repitas (la follada)

    ResponderEliminar

NUEVO CHAT. Escribir Nick / e-mail / mensaje en las Casillas correspondientes.

QUE ES EL GCU?

El GCU - Gay Club Uruguay nació el 2 de marzo de 2001 en MSN Grupos.

Luego nos cambiaron a MSN Adult Groups, después a WorldGroups, hasta que nos enviaron aviso de la futura desaparición de esos Grupos y desde entonces hemos probado suerte en los Grupos de Yahoo, Google, Hi5 y algún otro sitio.

Con estos cambios de sitios, también nuetro nombre iba variando. Fuimos GCU, Gay Uruguay Latino, GeCeU, GeCeUnos y alguno mas...

Desde entonces y por ahora estamos aquí en Blogspot.

Luego de esta larga travesía, seguimos insistiendo a pedido de ustedes...

Uruguay País Gay Friendly

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Este no es un Blog "COMERCIAL" ni "PROFESIONAL", las imágenes (fotos, videos, etc.) que aparecen en este blog son de contenido sexual explícito por lo cual son aptas solo para mayores de edad.

Todas las fotos son de libre exposición tomadas de Internet o enviadas por los miembros; basta un comentario o correo electrónico para borrar el material indicado.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

MATRIMONIO IGUALITARIO EN URUGUAY

El 10 de abril de 2013, Uruguay se convertía en un país más justo, se aprobaba la histórica ley de matrimonio igualitario.

Así fue el festejo en las barras tras la aprobación del matrimonio igualitario en Uruguay


Abigaíl Pereira homenajea a las víctimas de Orlando con esta versión de "Aleluya" en español

EL 24 DE AGOSTO EN URUGUAY CELEBRAMOS LA NOCHE DE LA NOSTALGIA!!!

La Gran TINA TURNER - Simply The Best

Ricky Martin: Tu Recuerdo con Chambao (En vivo) - Recital en Puerto Rico